El 23 de marzo, la cantante Alicia Keys encabezó la gran fiesta de inauguración de la Porsche Design Tower, un complejo de condominios ultralujoso en Sunny Isles Beach, construido por los desarrolladores de Miami (y los ex socios comerciales de Trump) Michael y Gil Dezer.


El evento fue una espectacular exhibición de riqueza en la Torre Porsche, un enorme edificio de acero gris lleno de decoración espartana alemana, inversionistas multimillonarios y ascensores que elevan coches enteros a las unidades de condominios de los residentes.

Apenas unos meses después, los desarrolladores del acuerdo han estado vinculados a una investigación internacional sobre el lavado de dinero en Brasil, buscando si un contratista brasileño canalizaba millones a Estados Unidos para evitar impuestos.

El pasado 9 de mayo, la Policía Federal brasileña anunció que había lanzado la «Operación Conexión Miami», una búsqueda de un posible círculo de lavado de dinero que se extendía desde el estado brasileño de Santa Catarina hasta el sur de la Florida.

Un segundo «Porsche Design Tower Brava» fue propuesto en Brasil después de que un grupo llamado Carelli Properties licenció el nombre de los Dezers. Los pagos de licencias ahora están en el centro de la investigación, según un comunicado de la administración federal brasileña.


En una declaración a la revista Daily Business, Dezer Development confirmó que la empresa está al tanto de la sonda y dispuestos a cooperar. «La empresa y sus directores están conscientes de que las autoridades brasileñas tienen preguntas sobre estas transacciones y están dispuestas a cooperar plenamente con la investigación», dijo un representante de Dezer al periódico.

La investigación se debe a los presuntos pagos que una empresa de construcción brasileña hizo a una compañía inactiva en los Estados Unidos para obtener la marca registrada de Dezer.

Los federales brasileños alegan que la compañía pagó el «licenciatario de la marca registrada en los Estados Unidos bajo contrato de divisas fraudulento para poder entonces pagar a la compañía alemana.» La policía alega que esto se hizo con el fin de «evitar mayores costos» y los impuestos brasileños.

«La Policía Federal esta mañana inició la Operación Conexión Miami para desmantelar una organización criminal responsable de practicar la evasión de divisas a través del fraude a cambio de contratos y lavado de dinero, incluso en el extranjero», escribió la policía brasileña. «El monto total de las cantidades negociadas fraudulentamente sólo para los Estados Unidos puede ascender a R$13 millones» en real brasileño, aproximadamente 4 millones de dólares.

Los brasileños anunciaron que han enviado solicitudes al extranjero para interrogar a «tres hombres de negocios extranjeros», dos estadounidenses y un alemán. No está claro si esto involucra a Dezer.

(Con información de New Times)