Veinte balseros cubanos naufragaron en aguas del golfo de México, ocho de ellos lograron ser rescatados por la tripulación argentina del barco Island Gird que navegaba rumbo a Bahamas, los 12 restantes se encuentran desaparecidos.


Los capitanes del barco, Guillermo Triguero y Alejandro Zecchin, dijeron al portal TN, que el domingo, tras escuchar voces que venían del mar, comenzaron a rastrear la zona y lograron rescatar a ocho cubanos que se encontraban a la deriva.

Según explican los gritos de los náufragos que venían del mar lo escucharon alrededor de las 6 de la mañana, enseguida decidieron apagar los motores para poder escuchar de dónde venían las voces.

“De repente, escuchábamos voces, pero no los veíamos en el agua. Encontramos a uno y empezamos a rastrear la zona. Estaban todos dispersos, como a un kilómetro a la redonda. Subimos a ocho cubanos y de inmediato dimos aviso a la guardia costera para iniciar con los protocolos correspondientes”, explica uno de los capitanes al citado medio.

Agregan además que los rescatados eran todos hombres, dos de ellos de aproximadamente 60 años y el resto entre los 30 años de edad, siendo los más afectados los dos mayores pero en estos momentos todos se encuentran bien, a pesar del peligro que vivieron por más de 10 horas en el mar, según explican hasta tiburones aparecieron.

Los cubanos dijeron que la rústica balsa estaba hecha con tubos de aluminio y tornillos y en ella viajaban 20 personas, de los cuales según el capitán Triguero solo pudieron rastrear a ocho balseros cubanos.


Una vez rescatados, notificaron a la Guardia Costera de Estados Unidos (USCG), de acuerdo a lo establecido, quienes recogieron a los cubanos.

La tripulación argentina hizo entrega a la USCG de videos y fotos relacionados con el rescate de los balseros.

 La USCG una vez realizado el transbordo de los balseros cubanos a las autoridades estadounidenses, dieron inicio a un fuerte operativo en la zona del incidente para buscar al resto de los náufragos cubanos desaparecidos.  

Los balseros cubanos habían contado a la tripulación argentina que salieron el viernes desde una zona de La Habana, aunque se escucha a uno de los balseros decir que eran de Güira de Melena, en la provincia de Artemisa.

Otro de los rescatados, explica que la balsa casera se incendió lo que los obligó a lanzarse al mar.

 “Se tiraron al mar y tenían la idea de llegar a su destino nadando, pero la corriente los llevaba mar adentro. Una de las corrientes más importantes es la del Golfo, así que eso también los comprometía. Cualquier intento para nadar ahí los llevaba a la deriva”, comentó Triguero, el capitán argentino, agregando al citado medio de noticias:

“Ya no les importaba llegar a Estados Unidos, querían salvarse. Así que los ordenamos, les dimos agua y le pusimos los chalecos. Entendimos la euforia de salvarse, pero teníamos que activar el protocolo porque no sabíamos quiénes eran los que subían al barco”

“Siempre decimos que nuestro primer enemigo es que se caiga alguien al agua. Pero teníamos una emoción rara. Estamos contentos por haber pasado el trago, nunca nos había pasado algo así. Me preguntaba quién me mandó a estar acá en este momento, pero sé que Dios nos puso en ese lugar hoy por algo”, agregó el capitán que explica que están preparados para enfrentar cualquier situación que se les pueda presentar.