La oficina del gobernador de Florida, Ron DeSantis, asegura que más de 70 vuelos nocturnos que trasladan a migrantes desde la frontera aterrizaron en Jacksonville desde el verano, en medio de preocupaciones sobre los efectos de la crisis fronteriza en los estados de todo el país.


«Más de 70 vuelos chárter [en] aviones de pasajeros procedentes de la frontera suroeste han aterrizado en el Aeropuerto Internacional de Jacksonville», dijo Larry Keefe, el zar de seguridad pública de DeSantis, a The Washington Examiner.

«En promedio, hay 36 pasajeros en cada uno de estos vuelos. Y eso ha estado sucediendo durante el verano hasta septiembre», dijo.

The Examiner informó que los funcionarios dijeron que la administración de Biden se ha negado a decirle a la oficina del gobernador quién está facilitando los vuelos y otra información.

«Estamos en la triste situación de intentar llevar a cabo una investigación. ¿Quién está facilitando este viaje? ¿Cómo están llegando aquí? ¿Quiénes son las personas de apoyo? ¿Quiénes son los patrocinadores?» dijo Keefe.

Los republicanos han hecho sonar la alarma durante meses en vuelos hacia el interior de los EE. UU. y otros transportes de migrantes a estados no fronterizos.


La administración Biden solo ha estado regresando a adultos solteros a sus lugares de origen, pero las familias y los menores no acompañados son admitidos. Los niños no acompañados se trasladan al cuidado del departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) y luego se unen con patrocinadores en todo el país.

Mientras tanto, el resto de familias migrantes son liberadas a menudo con un aviso de comparecencia o un aviso para presentarse en una oficina local de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) para comenzar sus procedimientos de inmigración.

La oficina del gobernador floridano buscar aclarar la situación de los vuelos nocturnos, especialmente después del incidente con un ciudadano hondureño de 24 años, que entró a EEUU diciendo que era un menor no acompañado de 17 años y que ahora ha sido acusado de asesinato.

De acuerdo a una investigación del New York Post Yery Noel Medina Ulloa fue arrestado a principios de octubre en Jacksonville luego de que lo encontraron cubierto de sangre y fue acusado de la muerte de Francisco Javier Cuellar, padre de cuatro hijos, y la persona que le dio albergue al llegar al estado.