Al desabastecimiento artículos de consumo que presentan habitualmente las Tiendas Recaudadoras de Divisas (TRD) en Cuba, se suman por estos días los productos lácteos.

En estas jornadas iniciales del mes de mayo la Plaza de Carlos III, ubicada en el municipio de Centro Habana y considerado uno de los centros comerciales más importantes de la ciudad, no tenía yogur, mantequilla ni queso crema.

Un dependiente de ese establecimiento afirma que el déficit de leche es el motivo de semejante carencia.

Alarmantemente, no hay helado en ningún establecimiento de La Habana. Varias TRD, Quioscos y Rapiditos, que normalmente cuentan con sus neveras llenas de potes de helado, carecen del producto.


Una empleada de unos de los establecimientos aseguró que no habrá helado en buen tiempo «porque la fábrica de los helados Nestlé está rota”.

En verdad, la respuesta no resulta muy convincente, pues Nestlé no es el único tipo de helado que se comercializa en esos establecimientos.

Es muy probable que la carencia se relacione también con la escasez de leche para la industria. Y, por supuesto, la obsolescencia tecnológica y otras ineficiencias que arrastra esa rama de la industria alimentaria.

Con respecto a las importaciones, las estadísticas muestran que, al parecer, no son suficientes para compensar las pobres producciones internas. Excepto la leche en polvo, el resto de los productos lácteos decrecieron en el 2014.

(Con información de Cubanet)