El Gobierno de Estados Unidos anunció este jueves el arresto de casi 1.400 pandilleros durante un periodo de seis semanas, lo que supone la mayor operación desarrollada hasta ahora por la unidad de investigación del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

En concreto fueron detenidas 1.378 personas, de las cuales 933 eran estadounidenses, en distintos estados del país.