baracoa01

Los residentes de las ciudades del Oriente de Cuba donde el huracán Matthew más afectó se quejan de las demoras y las trabas para resolver los problemas de viviendas que afrontan.


Las personas se reúnen en las afueras de las oficinas del gobierno buscando que los ayuden y cumplan al menos partes de sus promesas. Pero todo parece enredarse por problemas burocráticos y de falta de suministros.

Se atienden cerca de 40 personas y solo 20 con papeles, por lo que muchos se quejan de que todo va muy lento. José Alfredo Massaret, reconoce las demoras y este asegura que las planillas están extraviadas, y se refiere además a borrones o fallo en los cálculos de los materiales en valores, a confusiones de técnicos entre puntillas y clavos o en el número de tejas reales que se perdieron.

Con una vivienda que se le derrumbó la mitad, Julianny Noa Lobaina con tres hijos, busca resolver y aunque «la Comisión pasó…» ahora se perdió una planilla y nadie le dice nada hace días.

De 3000 afectados en Baracoa y solo 200 han visto algún resultado en su caso. Maribel Derove espera por la comisión para valorar su pérdidas y Marelis Matos le rechazaron el crédito que solicito al banco.


«Me tardé porque habían contradicciones entre los elementos que puso la comisión y lo real, y faltaban firmas y en la tienda, además, todo demora mucho y faltan cantidad de elementos, no hay puertas, persianas, los ganchos jota…», dijo Osmar Frómeta completó su techo al comprarlo en efectivo.

De acuerdo a funcionarios lo fundamental son los techos pero incluso estos son insuficientes, estos esperan que el gobierno cumpla con sus promesas: «Lo que tenemos cubre una parte mínima de lo que necesitamos, pero el país se comprometió a seguir mandando, junto al resto de las necesidades».