Según publica el sitio oficial Cubadebate, un grupo de ingenieros cubanos viajó a Viena para «promover oportunidades para las inversiones en fuentes renovables de energía, especialmente en la biomasa».

Alfredo López Valdés, ministro de Energía y Minas de Cuba, recorrió la planta de energía Welt Spittelau y el centro logístico de procesamiento de residuos Pfaffenau MA 48, en compañía del vicetitular Rubén Cid Carbonell, el embajador de Cuba, Juan Antonio Fernández, y la consejera económica y comercial, Sara Smith de Castro.

La capital austriaca expone un elevado desarrollo tecnológico y sostenibilidad ambiental en el procesamiento de residuos sólidos para generar la energía que alimenta a la ciudad.

«La Habana tiene como meta para 2030 alcanzar el 24% de participación de las fuentes renovables de energía en la producción de electricidad, que en el 2016 era de poco más de un 4%», señala el comunicado.