La Guardia Costera estadounidense incautó siete toneladas de cocaína, valoradas en casi 200 millones de dólares, la operación fue simultánea, y contó con cinco fragatas.


Embarcaciones provenientes de México, Centro y Suramérica que transportaban sustancias prohibidas fueron interceptadas.

El capitán Mark Gordon, que dirigió el operativo que incautó la droga que desembarcó en Port Everglades, y en Fort Lauderdale dijo: “Además de las drogas, pudimos arrestar a los contrabandistas y eso es aún más importante”.

“Esto significa que hemos avanzado un paso más en la eliminación de estas bandas criminales, que habrían usado las ganancias de la droga para expandir sus red de operaciones y continuar sembrando la violencia, la corrupción y la ilegalidad en todo el mundo”, agregó.

En 2017 la Guardia costera estableció un récord de más de 227 toneladas de cocaína decomisadas por un valor de 6 mil millones de dólares.

(Con información de Diario Las Américas)