Con el objetivo de agilizar recursos y asistencia del Gobierno federal para los afectados del huracán Michael, el gobernador de Florida, Rick Scott, solicitó este miércoles al presidente Donald Trump una declaración de desastre mayor.

Michael tocó tierra este miércoles en Mexico Beach, al noroeste de Florida, del impacto Scott dijo en una carta dirigida al presidente estadounidense que era «extraordinario» y de una «magnitud y gravedad» sin precedentes, refiriéndose a la poderosa tormenta.

El gobernador del Estado del Sol ya había solicitado a Trump una declaración de emergencia previa a la llegada del huracán para 14 condados floridanos, y el mandatario la emitió el martes.

Florida ha gastado hasta ahora 40 millones de dólares, solo en la respuesta a la amenaza del huracán categoría 4, que arribó a las costas con vientos de 155 millas por hora (240 km/h).


Según el gobernador, era necesario evaluar previamente los daños para poder obtener la asistencia federal.
Michael se ha degradado a categoría 2 en su avance al sureste de EEUU, pero por poco no tocó tierra como huracán categoría 5 de la escala Saffir-Simpson, la mayor.

Intensas lluvias, viento, y una marejada ciclónica que provocó inundaciones costeras, fue el saldo principal de Michael.

Diario Las Américas resalta que la declaración de Scott no es sólo para obtener fondos federales para el estado, sino también para asistencia individual, para afrontar la situación creada por la peor tormenta que ha azotado Florida en los últimos cien años, es necesario tener a disposición equipos de respuesta de otros estados como helicópteros y ambulancias.

El gobernador recordó que esta terrible tormenta llegó a Florida cuando no se ha recuperado totalmente de otros huracanes de las temporadas de 2016/2017.

Bay, Calhoun, Franklin, Gadsden, Gulf, Hamilton, Jackson, Jefferson, Leon, Liberty, Madison, Suwannee, Taylor y Wakulla, fueron los condados incluidos en la solicitud.

La declaración fue firmada por el Partido Republicano y el Partido Demócrata, además de haber sido rubricada por el senador de origen cubano Marco Rubio.

(Con información de Diario Las Américas)