Un juez federal en Seattle ha abierto la puerta a miles de inmigrantes para solicitar asilo, informó The Associated Press.


El caso se refiere a inmigrantes que temen ser enjuiciados si son enviados a sus países de origen, dijo la AP. Cuando son liberados antes de los procedimientos de deportación pendientes, generalmente no se les informa que tienen un año para solicitar el asilo.

En su decisión dada a conocer el jueves, el juez federal de distrito Ricardo S. Martínez dijo que el Departamento de Seguridad Nacional debe comenzar a notificar el plazo de un año.

El departamento también debe aceptar solicitudes de aquellos a quienes no se les informó y se les pasó sus fechas límite, dijo AP.