People carry some of their belongings through the rubble of a street after the passing of Hurricane Matthew in Baracoa, Cuba, Wednesday, Oct. 5, 2016.  The hurricane rolled across the sparsely populated tip of Cuba overnight, destroying dozens of homes in Cuba's easternmost city, Baracoa, leaving hundreds of others damaged. (AP Photo/Ramon Espinosa)

A casi dos meses de que el potente huracán Matthew destruyera parte del Oriente cubano, los afectados por la tragedia denuncian la ineficacia del gobierno en el reparto de la ayuda.


Los guantanameros señalan que el apoyo que llega hasta los municipios afectados es insuficiente para reparar los daños, los cuales están calculados en más de 63 millones de dólares.

Los ciudadanos se preguntan con asombro por qué el gobierno cubano vende la ayuda en vez de entregarla gratuitamente a las familias que sufrieron la ferocidad del potente ciclón.

Serafín Morán, periodista independiente quién visitó recientemente Guantánamo, explicó a Martí Noticias que muchas familias de la zona pasan por una situación difícil ya que la ayuda humanitaria no llega a la totalidad de los afectados, sólo a los casos más graves.

Además Morán explicó que el suministro “no es una ayuda como tal, porque todo se lo están vendiendo”, incluso la comida.


Esta situación dista mucho de la imagen de recuperación y normalidad proyectada por las autoridades cubanas quienes han señalado en multitud de ocasiones desde el pasado 4 de octubre que el Oriente cubano se recupera de la tragedia.

Aunque es cierto que las autoridades repararon las comunicaciones y el servicio eléctrico, preocupa ahora la situación de las ciudadanos y especialmente la situación de las viviendas y los cultivos.