Un grupo de cubanos varados en Panamá denunció los maltratos e irregularidades en el procesamiento de solicitudes de refugio. Se trata de casi 90 cubanos retenidos en la localidad de Lajas Blancas, en el Darién panameño.


Desde hace más de un mes estos 88 cubanos se encuentran privados de libertad y en condiciones infrahumanas en la localidad de Lajas Blancas. El grupo de refugiados denunció que han sido maltratados en este campamento del Servicio Nacional de Fronteras Panameño y que no se ha respetado el proceso de solicitudes de refugio.

En las últimas 72 horas 58 solicitantes de asilo recibieron la negativa. Agregaron que no se ha verificado ninguna información como indica el proceso de asilo político de este país y aseguraron que han recibido maltrato físico.

Los refugiados manifestaron estar indignados e insultados ante esta situación en que no se les permite ni apelar y en la que permanecen en pequeñas tiendas de campaña rodeados de alambre de púa.

No obstante las pésimas condiciones, estas personas indicaron no querer volver a Cuba y expresaron su inconformidad con el régimen.