Una parte de los cubanos varados en México, desesperados por la extrema situación en que viven y las dificultades para ingresar en Estados Unidos como refugiados, apelaron al gobierno de Enrique Peña Nieto para que les permita permanecer en el país.

Unos 50 de los centenares de cubanos que esperan en un centro de detención en Tapachula, en la frontera con Guatemala, iniciaron los trámites para que les autoricen establecerse en territorio mexicano. Un pequeño grupo ya salió del campamento y recibió permiso de trabajo, pero están temporalmente obligados a permanecer en la localidad.

Según medios de prensa, los migrantes pueden pedir asilo en México como refugiados, trámite que puede tardar unos dos meses entre investigación y determinación, periodo en el que los solicitantes podrán permanecer en la nación.

Los cubanos se estancaron luego que Barack Obama, en los últimos días de su gobierno, derogara la política de “Pies secos-pies mojados” que facilitaba su ingreso a Estados Unidos.