José Pablo Ferrer García, fue repatriado a Cuba luego de incurrir en delitos en los años ’80 y ser deportado. Antes, personas como él, eran calificados como «inadmisibles» por las autoridades cubanas.

José Pablo plantea que las autoridades estadounidenses, le mintieron, que lo citaron para un
“trámite” y lo deportaron. Después de vivir en Cuba varios meses, se convirtió en balsero y regresó a EEUU y, entró en un programa de supervisión del departamento de Inmigración.

Ferrer García afirmó, que teme que lo regresen otra vez a Cuba, ya que ésta accedió a recibir a los que sean deportados.

Y continuó diciendo que: aunque hayan eliminado la política de pies secos-pies mojados, que si en definitiva lo deportan, volvería a intentar regresar a Estados Unidos vía marítima.