Autoridades locales informaron que a causa de un tiroteo este fin de semana en el sur de Colorado (EEUU), que produjo dos muertos, y un oficial herido, se pudieron hallar indicios sobre la presunta conexión entre los cultivos ilegales de marihuana en la zona, y los carteles de droga provenientes de Latinoamérica.


En Colorado la marihuana recreativa es legal, desde 2014; y según indicó la Oficina del Alguacil del Condado de El Paso, la presencia de hombres armados custodiando las plantaciones ilegales apunta a la presencia de carteles latinoamericanos en ese estado.

El alguacil Bill Elder explicó que “esto es parte de una organización mayor de tráfico ilegal de drogas que hemos estado investigando desde ya hace algún tiempo”.

En el condado de El Paso, y en el vecino condado de Teller, la Administración Antidrogas de Estados Unidos (DEA) ha detectado 650 cultivos ilegales de marihuana activos, aunque sigue trabajando para encontrar la “evidencia concreta”, para certificar que una sola organización es la que controla todas esas operaciones.

También se encontró la palabra “Sinaloa” tallada en los árboles, que rodean algunas de las plantaciones ilegales de marihuana descubiertas.
En la zona de Colorado Springs por otra parte, algunos casos de secuestro o de tortura tienen características similares al accionar de los carteles mexicanos.


Durante una reunión con dirigentes comunitarios, el fiscal Dan May, del Cuarto Distrito Judicial de Colorado dijo el 1 de mayo pasado, que en el estado operan “carteles de todo el mundo”.

“Nombra un país de América del Sur y los tenemos aquí”, expresó.

El alguacil Elder cifró el negocio de la marihuana en decenas de millones de dólares.

Resulta que después de cada operativo se investigan los nombres y las nacionalidades de los detenidos o de los sospechosos determinando así si hay conexiones con los carteles internacionales, apunta CubaNet sean de México, Colombia o Cuba.

Martí Noticias señala que entre las operaciones de cultivo y distribución que surten al mercado negro, desde 2014 han tenido un papel preponderante, pequeños grupos criminales integrados por cubanos.

En marzo la Oficina del Sheriff del Condado de Teller anunció un “arresto de células del cártel de la marihuana ilegal”, luego de una operación en Divide, donde los agentes incautaron 78 libras del alucinógeno y detuvieron a dos personas.

Aunque las autoridades no precisaron cómo hicieron esa conexión, dos detenidos eran cubanos.

Días antes se habían anunciado otros dos arrestos bajo el titular “Otra célula del Cártel de la Marihuana Ilegal”, en esa operación notificaron que los perpetradores eran de ascendencia cubana o mexicana; y “todos con vínculos con Miami, Florida”.

Desde 2015 ha habido arrestos de cubanos en Colorado vinculados al cannabis; según el alcalde de Colorado Springs, John Suthers, los cultivos ilegales de marihuana están mayoritariamente manejados por cubanos de Florida.

Suthers declaró a Efe que son “operaciones a cargo de residentes de fuera de Colorado, mayormente cubanos provenientes de Florida y con conexiones con los carteles”.

Según el funcionario los cubanos compraron o rentaron casas en el sur de Colorado no para vivir allí, sino para generar “enormes cantidades de dinero”, al distribuir fuera del estado la marihuana que cultivan.

(Con información de Martí Noticias y CubaNet)