Alcalde de Berkel junto a la pareja de cubanos (Imagen de redes sociales)

Un feliz matrimonio cubano celebró su aniversario número 60 de casados en la ciudad de Berkel en Rodenrijs, Holanda donde viven exiliados con su hija desde hace 15 años, revelaron los isleños a un medio holandés.


Aunque Rolean Nicolás Amador, de 82 años, y Magali Brito Rodríguez, de 78, vivieron la mayor parte de sus vidas en la Isla, ellos confiesan que «no sienten nostalgia por Cuba porque ninguno de sus hermanos y hermanas viven allí».

Según la pareja de cubanos que celebraron por estos días su boda de diamantes, y recibieron la visita del mismísimo alcalde de la ciudad que pasó por su casa a felicitarlos, contrajeron nupcias en una iglesia
católica en La Habana «con todos los adornos» en 1959.

En la Isla tuvieron a sus dos hijas, pero ambas tomaron caminos diferentes, la mayor vive también en Holanda y la menor se fue a Florida.

Amador y Brito confesaron su amor comenzó en la escuela, poco antes de que el dictador Fidel Castro tomara el poder en Cuba.


En la Isla el anciano revela primero ayudaba a su padre en su granja, a las afueras de La Habana, luego ejerció como contador, ella sin embargo creció en el mismo corazón de la capital, y trabajó como secretaria.

Desde hace 15 años el matrimonio no lo pensó y se mudó a Holanda con su hija.

«Estamos muy felices el uno con el otro, pero también nos sentimos como en casa en Berkel en Rodenrijs. Es maravilloso vivir aquí», explicaron, ya que hay muchas opciones en el mercado, «y a diferencia de Cuba, el autobús siempre llega aquí a tiempo», aseguró Magali.

Su secreto para un matrimonio duradero, detallan es «respetar la opinión del otro», y como cualquier pareja obvio tienen discusiones, pero las resuelven conversando.

Según el medio holandés la casa de los cubanos tiene fotos, cojines y mantas con imágenes de todos los miembros de la familia.