Nicolás Maduro y Raúl Castro (Fotos de Diario Las Américas y El Político)

Venezuela de la mano de Hugo Chávez primero, y luego de Nicolás Maduro ha mantenido durante años estrechos vínculos con el régimen de La Habana, sosteniendo envíos constantes de petróleo a Cuba, a cambio de asesoría política y médicos.


Si desde finales del año pasado, los cubanos dentro de la Isla están alarmados ante la crisis alimentaria, aunado a un sinnúmero de síntomas que parecen ser el preámbulo de un período especial, la situación que ahora vive Venezuela, los tiene en el desconcierto ante la falta de información, pero también muy preocupados, ante el inminente retorno a los años más oscuros que se han vivido en el país caribeño, con una economía colapsada, y apagones a toda hora.

Telemundo 51 difundió un reporte realizado desde la capital cubana, donde los habaneros opinan al respecto.

Aunque sin explicaciones muy profundas, los isleños saben que sin la ayuda económica que le brinda la Venezuela de Maduro a Cuba, el país podría colapsar nuevamente y volver a los años donde prácticamente no había electricidad en la Isla.

Con la autoproclamación de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, el pasado 23 de enero, y el gran respaldo de la comunidad internacional, las relaciones entre Caracas y La Habana están en juego.


«A lo mejor volvemos otra vez al ’92 al período especial, eso está duro», comentó un entrevistado.

«Yo no quisiera recordarlo», dijo otro cubano refiriéndose a la década más oscura que ha vivido la Mayor de las Antillas, bajo la dictadura.

Lo cierto es que mientras el régimen castrista encuentre países a los que sacarle provecho, y de los cuales sostenerse, la situación dentro de Cuba tampoco mejorará.

Por otra parte, el cubano que vive dentro de la Isla, en extrema precariedad y desinformado, debería ver el asomo de la esperanza, si los venezolanos logran quitarse de encima al corrupto e ilegítimo régimen de Maduro, pero han sido adoctrinados durante años para que sientan miedo, y no asuman la realidad de su propia suerte, intentando liberarse también ellos definitivamente de la dictadura opresiva que ha hundido a Cuba por seis décadas.