Un grupo de 25 migrantes cubanos recibió el ultimátum de las autoridades que les avisa que tienen dos meses para abandonar el albergue donde se encuentran refugiados.


El funcionario dijo que en el Ministerio de Seguridad Pública le han asegurado que el estatus legal dentro del territorio nacional de los cubanos debe ser resuelto para el 15 de junio.

Los isleños fueron trasladados a mediados de abril a un albergue en esa localidad, desde Ciudad Panamá y Lajas Blancas. El traslado, negociado entre el gobierno y la Iglesia Católica, evitó que fueran deportados a Cuba según Martí Noticias.

Los cubanos temen ser deportados a Cuba a pesar de las promesas que podrían obtener algún estatus legal en Panamá.