Gobierno cubano dice que el desempleo en la Isla, es producto de que las personas no quieren trabajar

En Cuba los sectores de la salud y educación son los más representativos con más de 800 mil trabajadores, según declaraciones de la ministra de Trabajo y Seguridad Social, Margarita González Fernández, en el programa de la Mesa Redonda de la televisión estatal, informa Diario de Cuba.


En la actualidad la Isla tiene 568.112 desempleados, pero de acuerdo al gobierno solo mas de 1.000 estarían buscando empleos, ya que el resto no quiere trabajar, precisó la web oficialista Cubadebate.

Al cierre de este año se estima que hay una cifra de 4.500.000 cubanos empleados, de esa cantidad, 3.100.000 pertenecen al sector estatal, y 1.400.000 al sector privado, la tasa de desocupación es de 1.7%.

Según la titular de Trabajo, actualmente hay más personas empleadas en el sector presupuestado, que en el ámbito empresarial, añadió también que la estructura de empleo está en reconfiguración.

El 42% de la fuerza laboral de Cuba lo conforman 1.400.000 trabajadores tanto en cooperativas como de forma privada.


González dio a conocer que los desempleados crecieron de 75.288 del pasado año a 76.400 al cierre de 2018, por lo que se ha registrado un aumento de 1.112 desocupados.

Además «estas cifras no deben confundirse con las personas que estando en edad para ello, ni estudian ni trabajan», apuntó la ministra.

Ya que 567.000 cubanos dentro de la Isla no estudian ni trabajan, la funcionaria expuso que esta cuestión es muy criticada por la población, así quedó reflejado en la consulta popular.

La ministra precisó que «el método no es obligar», sino buscar las vías para que los cubanos sientan la necesidad de trabajar.

La atención de los organismos estatales al recién graduado es insuficiente, admitió la funcionaria, y dijo era prioridad el acceso al empleo a los egresados de las Escuelas de Oficio y especiales, los licenciados del Servicio Militar Activo y del Servicio Voluntario Femenino, las personas que extinguen sanción o medida de seguridad en libertad, las personas con discapacidad aptas para el trabajo y las personas sin vínculo laboral que buscan empleo, poniendo especial énfasis en jóvenes y mujeres.

Sin embargo queda por abordar la cuestión de los bajos salarios, en el caso de los empleados estatales, y los obstáculos que enfrentan los cuentapropistas por las constantes trabas del Gobierno cubano.