Las leyes de Cuba prohíben la entrada a la isla de cubanos por vía marítima sin importar segundas nacionalidades. Esta ley a menos que sea cambiada prohibiría el viaje de cubanos en los cruceros Carnival que saldrán de Miami el próximo año.