Otra familia cubana se encuentra entre los fallecidos en el trágico colapso del condominio Champlain Towers en la ciudad de Surfside al norte de Miami Beach.

Se trata de Juan Mora Sr., de 80 años y veterano de Bahía de Cochinos, y su hijo Juan Mora Jr., de 32, cuyos cuerpos fueron encontrados entre los ya 78 fallecidos confirmados. La esposa de Juan Mora Sr. Ana Mora permanece aún entre los desaparecidos.


Juan Mora Sr., operador de radio de la Brigada 2506, fue descrito con cariño por los amigos de su hijo como «un típico cubano … testarudo», compartió el Miami Herald.

Mora, graduado en 2011 de la Universidad de Loyola, había trabajado para Morton Salt en Chicago durante los últimos cinco años. Recientemente se habría mudado a Miami para visitar a sus padres, y trabajar de forma remota en el apartamento 1011 de Champlain Tower South, que daba al mar.

«La memoria, la sonrisa y la energía de Juan continuarán con todos los que lo conocieron tan dorados como su lealtad y amistad», escribió en un texto el amigo de la infancia Daniel Ugarte, de 32 años.

Fernando Marquet, quien sirvió en la Brigada 2506 junto a Mora Sr., escribió en español en Facebook: “Sin noticias de ellos, llamadas telefónicas sin respuesta … un día triste para la familia, como para otras personas que han sido afectadas por este trágico accidente. «


El joven Mora era aventurero y dejó Chicago después de su graduación universitaria para realizar un MBA en negocios internacionales en una escuela en China de 2012 a 2014. Hablaba cinco idiomas y vivía en cuatro ciudades. En 2016, se mudó al lugar al que llamó por última vez su hogar, Chicago, para trabajar para Morton Salt, la última ciudad donde vivió antes de regresar a Miami.

Los padres de Mora eran inmigrantes cubanos que construyeron una vida para su pequeña familia cerca de Coral Gables.

Ana Mora era una empleada de Delta por 30 años a quien le encantaba viajar con su familia y cocinar para su hijo y sus amigos.

Más recientemente, se desempeñó como asistente del director en la Escuela Preparatoria Jesuita de Belén, la escuela donde su hijo se graduó en el 2007.