Un cubano varado en Necoclí, Colombia, molesto ante el cierre de fronteras decidió descargar su ira contra la alcaldía local.


El nombre del hombre no fue revelado pero forma parte de un grupo de cientos de migrantes cubanos que se encuentran varados en el pueblo costero colombiano.

Los cubanos piden se restauren los viajes aéreos y se les permita volar a Panamá para continuar su camino norte a la frontera estadounidense.

Según un reportaje de Telemundo Noticias el cubano, que actuó por cuenta propia, estalló en furia y rompió a golpes los vidrios de la puerta principal de la alcaldía municipal.

Un grupo de ellos habría acudido a la alcaldía para reclamar al alcalde que se les vendan boletos para continuar su viaje cuando el incidente, grabado en cámara, culminó con daño a la propiedad.


En Necoclí se estima hay 700 migrantes cubanos, entre ellos 25 embarazadas y 17 niños, según cifras obtenidas por Diario de Cuba.