Carlos García-Legon, de 54 años, se declaro culpable de tráfico de inmigrantes en una corte Federal del distrito sur de Florida reporto El Nuevo Herald.


Los documentos presentados en la corte, describen que una aeronave de la Guardia Costera de EEUU detectó el 7 de febrero pasado a García-Legon en un navío de 25 pies cerca de las costas de Bimini, en las Bahamas. En la embarcación se subieron varios pasajeros que fueron transferidos desde otro barco.

Los guardacostas lo persiguieron y le ordenaron detenerse, dispararon dos tiros de advertencia al aire y finalmente, como García-Legon continuaba ignorando sus órdenes, dispararon a los motores de la embarcación, según las autoridades.

A bordo se encontraban 14 pasajeros de diferentes nacionalidades, entre ellos varios de China, Jamaica, Sri Lanka y Ecuador. Ninguno tenía autorización para entrar a EEUU.

García-Legon se declaró culpable de 17 cargos, entre ellos de traer extranjeros ilegalmente al país y de reingresar ilegalmente a EEUU. Enfrenta una pena máxima de 30 años de cárcel.