Enrique Farres, es el nombre  del cubano  que reside en Argentina, que fue Bailarín de Tropicana, dijo en una entrevista con Teleshow, portal del medio argentino Infobae por propia experiencia que para subsistir se prostituyó en Cuba, poniendo como ejemplo la Historia de Maradona con la adolescente Mavys Álvarez, historias como esa aún siguen siendo frecuentes en la Isla:


“Llama la atención porque se trata de una figura famosa, pero lo de Diego Maradona y Mavys Álvarez es moneda corriente en Cuba. Yo lo veía en la escuela, dónde las chicas menores de edad terminaban con los extranjeros. Es tremendo, pero para nosotros no es ninguna novedad”.

Farres dijo que logró cumplir con su sueño de Bailar en Tropicana, pero el salario de 250 pesos cubanos, no satisfacía sus necesidades básicas, malamente le alcanzaba para pagar el transporte:

 “Cuando terminé la escuela en el 2006 mi sueño era bailar en Tropicana. Pero para llegar ahí, donde trabajé del 2011 al 2016, antes tuve que pasar por otras entidades artísticas (…) el salario era de 250 pesos cubanos, que equivalen a 10 dólares mensuales. El tema era que una botella de aceite costaba 2 dólares. ¡Todo se pasaba del límite! Así que, solamente con el trasporte, yo terminaba gastándome todo lo que ganaba”.

 A pesar de buscar otras alternativas para poder compensar el poco salario que recibía, como dar clases de baile para alejarse de la prostitución, no lo logro, por lo que admite continuo prostituyéndose para poder apoyar a su familia y cubrir sus necesidades económicas:

 “Cuando estás con una mujer mucho mayor que tú, que no te gusta pero con la que tienes que estar por dinero, te estás prostituyendo. Es decir, estás vendiendo tu cuerpo para poder darle de comer a tu familia. Y eso que yo hice, lamentablemente, no tiene otro nombre. Hay mucha gente que vivió y que, actualmente, sigue viviendo de eso”, que también alega que en aquel entonces tenía una novia cubana que se prostituía al igual que él.


Refiriéndose a aquellas personas que piensan que en la Isla todo marcha bien, los exhorta a que vivan con el sueldo de un cubano: “Por eso, a las personas que dicen que allá todo está bien, yo les digo que traten de vivir dos semanas con el sueldo de un cubano. No que vayan de vacaciones a un all inclusive. Lo que pasa es que mucha gente no cree el cuento que uno le dice, porque el cubano está siempre con una sonrisa aunque se esté muriendo por dentro”.

Farrer hace cuatro años vive en Argentina, con su trabajo de actor, impartiendo clases de salsa y también como chofer puede llevar una vida digna y puede ayudar económicamente a su familia en Cuba, dijo además que apoyó las protestas del 11J porque quiere que su historia y la de muchos jóvenes en la Isla “NO” se repita.