Un cubano que entró a EEUU por la frontera de México en mayo de 2016, podría ser condenado hasta a 60 años en prisión, Iván Madrigal Zamora de 46 años y residente permanente en Estados Unidos se declaró culpable esta semana de contrabandear a tres mujeres, y obligarlas a pagar una deuda a través del trabajo forzado, recoge Martí Noticias.

Madrigal Zamora vivía en el condado de Palm Beach, y enfrenta dos cargos de tráfico de mano de obra forzada y dos cargos de alentar e inducir a un extranjero indocumentado a residir en EEUU (tráfico humano).

El cubano cruzó la frontera solicitando asilo, acompañado de una mujer con la que viajó durante meses. Al llegar a Florida, la obligó a trabajar como bailarina exótica en un club de Palm Beach, con tal de que le pagara una deuda de $10.000, que cobraba por haberla traído a territorio estadounidense.

El presunto trajo a otra mujer de México, con documentos falsos, también la puso a trabajar en el club con la misma finalidad, que le pagara una deuda, pero de 26.000 dólares.


Una tercera víctima fue sacada por Madrigal Zamora desde la Isla a principios de 2017, el cubano pagó a coyotes de Centroamérica. Cuando la ciudadana cubana llegó a la frontera de México con Texas, fue detenida por dos meses, hasta que la liberaron.

Al llegar a Florida la mujer fue forzada a trabajar como striptease, la víctima logró escapar de Iván Madrigal, a las tres semanas de ser explotada, llamó a la policía, y atestiguó haber sufrido amenazas verbales, al igual que su familia por parte de este hombre.

(Con información de Martí Noticias)