Cubano paciente de Covid-19 denuncia maltrato en un hospital de Miami: «Que venga la policía mi vida está en peligro»/Imagen tomada de redes sociales

Los Pichy Boys se hicieron eco del mensaje de denuncia de un cubano identificado como Mike Barcelo, enfermo de Covid-19, hospitalizado en el West Kendall Baptist Hospital de Miami, quien ha sido maltratado por las enfermeras y el equipo médico.


Según explica Barcelo en un vídeo a través de Instagram, hace tres días no le dejan bañarse ni hacer sus necesidades, las «enfermeras haitianas me tiran las puertas, me maltratan», detalló.

Ver esta publicación en Instagram

Nuestro amigo Mike Barcelo se encuentra ingresado en el West Kendall Baptist como paciente de Covid -19 y según sus palabras Mike esta siendo maltratado por parte del staff medico del hospital . Durante años @baptisthealthsf ha sido un referente de buen servicio y profesionalismo , siendo siempre el lugar favorito por muchos para atender sus necesidades medicas . Personalmente siempre he recibido un trato de primera en esta institución , mi hijo nació allí y es donde los llevo siempre q se enferman . Es importante que la gerencia del West Kendall Baptist investigue lo que está pasando , porque ningún paciente tiene que sufrir en sus instalaciones . El hospital no se debe permitir manchar su impecable reputación por culpa de empleados incompetentes . #BAPTISTHelpMike #baptistsouthflorida #westkendallbaptist

Una publicación compartida por Los Pichy Boys (@lospichyboys) el

El cubano dijo además que le dan el agua desde lejos, y que nadie quiere atenderlo bien, «todo el mundo tiene miedo a entrar a los cuartos. Estoy pidiendo permiso para que me quiten estas cosas para ir a bañarme, no me ayudan», puntualizó.


Mike dijo que el servicio ha sido terrible, el peor que haya recibido en un hospital en Florida.

Barcelo contó que le tiran las puertas, griterías en las noches en los pasillos, le dejan las luces prendidas a la hora de dormir, «vaya caballero como si esto fuera un solar», sostuvo.

El paciente confesó que aunque se recupera bien, tiene mucho estado de ansiedad por la situación que le ha tocado experimentar allí.

En un segundo vídeo Mike dijo haber tenido otro problema, incluso tuvo que llamar a la policía, pues una enfermera cometió una negligencia con el respirador, y por poco se ahoga.

«Esto es algo serio, aquí en el Baptist me trataron de matar, por favor que venga la policía aquí mi vida está en peligro», denunció.