Jorge Mendoza Cruz, nacido en España y de madre cubana, sufre una Parálisis Cerebral Infantil (PCI) que lo mantiene una situación difícil para él y su familia.


La madre que ya tiene la ciudadanía española viajo a Cuba para encontrarse con el padre del niño y buscar algunas opciones de tratamiento en la isla pero lo dejo abandonado y ella se fue de regreso.

«No sabía que tenía un hijo. Cuando lo vi frente a mí, y en esas condiciones, tuve que encerrarme a llorar. Pero más lloré la mañana que descubrí que la madre se había marchado a España, abandonándolo para siempre», relató su padre Lázaro Abel Mendoza Verano.





Según el padre el gobierno de Cuba remite a España la responsabilidad de prestar ayudas, mientras que los funcionarios españoles en la isla no reconocen la nacionalidad europea de Jorge bajo el argumento que procede de padres cubanos.

«Vino con sus documentos que lo identifican como ciudadano español. Eso no vence. Cómo van a decir que él, que nació y vivió allí más de un año y que su madre hace más de 30 tiene la ciudadanía, no puede ser ciudadano mientras que ellos están nacionalizando a los nietos de españoles en Cuba», explicó Mendoza.

«Debe tomar 14 medicamentos al día, pero la mayoría están en falta y como no los puedo obtener por ninguna otra vía, generalmente consume dos o tres», dijo.