El cubano Félix Guirola sueña con ingresar algún día al libro Guinness pedaleando en bicicletas que son construidas por él mismo y alcanzan alturas verdaderamente impresionantes.

En La Habana este cubano ya es un personaje popular. En una bicicleta de tres metros de altura, recorre las calles de la capitalina causando el asombro de muchos con los que se cruza en el camino.

«Para mí el paraíso está en las alturas y todos los días subo a las alturas», declaró Guirola a EFE.

Hace 35 años que se dedica a construir megabicicletas con recursos propios y donativos de amigos que admiran su creatividad y constancia.


Este cubano comenzó construyendo biciclos elevados de 1,70 metros, marca que fue subiendo a los a los 2,5 metros, 3m, 3,6m, 4m, 6m, hasta la de 7,5 metros, con la que intentó batir el récord, aunque se le rompió en medio de la prueba.

Félx suele salir a realizar sus diligencias con una bicicleta más pequeña y manejable, de 3 metros, con la que habitualmente se le ve pedaleando por el conocido Malecón habanero o la avenida Prado.

Sin embargo, la meta de Félix es construir una bicicleta de mayor altura, que llegue a alcanzar unos de 12 o 15 metros, para lo que espera poder viajar este verano a Detroit, la capital automotriz de Estados Unidos, invitado por el actual récord Guinness estadounidense Richie Trimble y quien le visitó en La Habana el mes pasado, para ayudarle a armar el ciclo de 7,5 metros y 120 libras de peso.

El popular cubano trabaja como albañil por cuenta propia y con el ingreso por este oficio logra comprar los materiales necesarios para la construcción de sus bicicletas.