El guantanamero Wilder Frómeta Romero, echa mano a su ingenio para sobrevivir al sofocante calor de estos meses de verano en Cuba.

El alto precio de los aires acondicionados, no disponer de la moneda en MLC y el agobiante calor, hizo que el guantanamero vecino de la localidad de Majabuco, en el municipio de Baracoa, en Guantánamo, se valiera de su ingenio y colocara botellas llenas de hielo al ventilador para refrescar la habitación.


Esta solución le refresca la habitación al menos unas tres horas, pero según explica el cubano el principio del funcionamiento es muy fácil, pero hay un inconveniente, solo es posible llevar a cabo siempre que los apagones se lo permitan:

«Cuando hay corriente y tengo la posibilidad de hacer un poquito de hielo, pongo mi equipo», aclara Frómeta Romero que durante los apagones acude al balcón para dormir.

Inicialmente colocó los pomos delante del ventilador, pero no resultó porque el hielo se derretía muy rápido, por lo que decide colocar los pomos con hielo en la parte de atrás y puso unos recipientes abajo para que recogiera el agua que iba cayendo.

«Cuando arranco mi ventilador me refresca la habitación por dos o tres horas. Lamentablemente si se me va la corriente no puedo hacer nada de esto», explica el cubano, agregando:

«Yo soy un cubano más de a pie, bastante necesitado. Mis empleos han sido inventar como un cubano normal. El salario no da para nada», «No se puede hablar ni de comida imagínate la ropa y ahora con la situación de los calores insoportables hay que hacer algo porque aunque mi economía no da para esto, el calor es sofocante»


“Tuve trabajo, pero ustedes saben cómo son las leyes y las situaciones aquí. No es satisfactorio el salario que te pagan, no te da para nada, tienes que vivir del invento obligatoriamente. Y ahora mismo no encuentro trabajo en ninguna parte”, explica Frómeta Romero.