Un ciudadano cubano admitió el miércoles que en 2015 y 2016, recaudó personalmente $ 1.3 millones de contribuyentes preocupados en Arkansas, otros 16 estados y el Distrito de Columbia como parte de una estafa a nivel nacional a través de la cual un grupo de cubanos se hizo pasar por funcionarios del gobierno de Estados Unidos.

Angel Chapotin Carrillo, de 42 años, ha estado bajo custodia federal en Arkansas desde abril de 2017, después de que él y otros nueve fueron acusados en Little Rock por cargos de fraude que involucraron a más de 750 víctimas en Arkansas, Carolina del Norte, Virginia, Maryland, Nueva Jersey, Pensilvania, Oregon, Utah, Idaho, Oklahoma, Alabama, Minnesota, Wisconsin, Misuri, Kansas, Iowa, estado de Washington y Washington, DC.


La acusación de Arkansas cubre solo parte de un plan nacional que también ha llevado a acusaciones en otras jurisdicciones federales y se cree que ha defraudado a unas 7,000 víctimas de alrededor de $ 9 millones en total.

Carrillo era considerado uno de los «principales autores» de la estafa en Arkansas, en el que personas que pretendían ser funcionarios del IRS llamaban a los contribuyentes, diciéndoles que tenían deudas fiscales pendientes y que iban a ser arrestados o demandados a menos que las deudas fueran pagadas inmediatamente.

Floyd Orrell, un agente de la Oficina del Inspector General del Tesoro para Administración Tributaria, testificó en una audiencia en Little Rock el verano pasado que las personas que llamaron urgieron a sus víctimas a ir inmediatamente a un banco, a menudo mientras la persona que llamaba permanecía en la línea, y enviar efectivo a un funcionario del IRS en otro estado.

El «oficial del IRS» en el otro estado era en realidad uno de varios corredores, como Carrillo, que era enviado a recoger el efectivo, generalmente de las estaciones Walmart-2-Walmart Money Transfer, dijo Orrell. Dijo que el servicio era preferido porque solo requería que el destinatario proporcionara un nombre y una dirección para recoger el dinero, y el dinero se podía obtener en cualquier ubicación de Wal-Mart en el estado designado. Orrell dijo que también se usó MoneyGram, pero a los destinatarios se les exigió mostrar una identificación allí y completar los recibos.


El abogado adjunto de los Estados Unidos, Hunter Bridges, le dijo al Juez de Distrito de los Estados Unidos Billy Roy Wilson en la audiencia de culpabilidad de Carrillo el miércoles que los funcionarios pudieron obtener numerosas fotografías y videos que muestran a Carrillo recogiendo el dinero.

Bridges dijo que Carrillo y otras dos personas con las que viajó enviarían los ingresos a Yosvany Padilla, de 27 años, en Florida, en forma de grandes cantidades de dinero o depositando los fondos en cuentas bancarias asociadas con Padilla. Orrell describió a Padilla como «el principal líder de este grupo en particular».

En enero, Padilla se declaró culpable de un cargo de conspiración por fraude electrónico, el mismo cargo al que Carrillo se declaró culpable el miércoles. La sentencia de Padilla estaba fijada para abril, pero ha sido pospuesta.

Padilla admitió estar involucrado en una conspiración basada en Arkansas entre marzo de 2015 y mayo de 2016. Dijo que coordinó, produjo y distribuyó documentos de identificación falsos para otros conspiradores.

Otros dos acusados en el caso de Arkansas: Dennis Delgado Caballero, de 39 años, de Miami, y Jeniffer Valerino Núñez, de 21, de Cuba, y se han declarado culpables y esperan sentencia. Los otros están esperando juicio, a excepción de una persona que permanece prófuga.

Carrillo vivía en Hialeah, Florida, cuando fue arrestado en 2017. Orrell dijo que Carrillo pudo viajar fácilmente por todo el país en avión y automóvil, usando sus diversas identidades falsas.

El cargo de conspiración por fraude electrónico se castiga con hasta 20 años de prisión y una multa de hasta $ 250,000.