Fidel López, acusado de destripar a su novia y que confeso a la policía haber cometido el crimen, pidió a la corte que se ignorara su confesión porque según él no sabía inglés y no entendió las preguntas.

“Yo lo que quería era aclarar las cosas, yo en sí no sabía muchas de las palabras que ellos estaban diciendo”, dijo López al tribunal.

“Estaba aturdido por muchas cosas… No sabía lo que estaba pasando”, agregó.

Los hechos ocurrieron el 20 de septiembre de 2015, cuando López llamó al 911 pidiendo ayuda porque su novia no podía respirar.


Al llegar la policía, lo encontró llorando y pidiendo auxilio junto al cuerpo ensangrentado de su novia en el suelo.