Celia Margarita Martínez Herrera, una cubana residente en Trinidad escibrió una carta al Consejo de Estado porque la están sacando de su casa para construir un campo de golf.

La carta fue publicada en el grupo de Facebook Cuba Independiente y Democrática. Aquí les dejamos el texto completo.

Al Ministerio de la Agricultura y al Consejo de Estado en Ciudad Habana

El día 2 de abril del 2018 a las 10 a.m. de la mañana fuimos citados por la delegada municipal de la agricultura en el municipio de Trinidad para comunicarnos que de forma inmediata tenemos que desmontar las casas y abandonar las tierras donde hemos vivido por 20 años porque en ellas se construirán hoteles y campos de golf. Fuimos amenazados por el inspector Raymundo Iznaga García que de no abandonarlas nos van a desalojar con las brigadas de enfrentamiento que están compuestas por miembros del partido comunista, de la policía y del Poder Popular.


Mi nombre es Celia Margarita Martínez Herrera con carnet de identidad 55102102391 y por este medio estamos pidiendo que se nos respete por lo menos la vivienda que construimos en las tierras que teníamos en usufructo hace más de 20 años, ya que somos cubanos y también tenemos derecho a las tierras de nuestro país.

Estas brigadas se encargarán de cumplir las órdenes de desalojo. La delegada de la agricultura nos alega que en un futuro no muy lejano estas tierras serán destinadas a la construcción de un campos de golf o de hoteles para el turismo internacional y que la nueva ley de la agricultura, aprobada por el parlamento cubano prohíbe la entrega de tierras en todas zonas costeras para los cubanos y si para los extranjeros que vienen a invertir el dinero que les sobra, dándole más derecho que a nosotros los cubanos, eso nos quedó bien claro. La delegada de la agricultura nos dijo que las tierras no son del pueblo y por eso nos preguntamos: ¿De quién son?

En mi caso personal tengo mi madre que cumplió 100 años en una silla de ruedas y no tengo a donde ir, según el gobierno en nuestro país no se deja a nadie desamparado y es lo quieren hacer conmigo y los demás campesinos de esta zona. Si me desalojan ¿a donde voy a ir con mi madre enferma y en una silla de ruedas?

Les pido se analicen mi situación y que cojan las tierras para lo que les plazca pero que me dejen vivir en esa casa ya que no tengo a donde ir y en el lugar que está la casa no molesta a nadie.

Mis más sinceros saludos. Celia Margarita Martínez Herrera

Por la Defensoría del Pueblo, Rene Miranda Lozano, delegado CID en el municipio Trinidad