Pedro Luis Pedroso Cuesta, embajador de Cuba ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), en la sesión plenaria del Consejo de Derechos Humanos que tuvo lugar el viernes en Ginebra, Suiza, expresó: “nuestro país no aceptará monitores. Amnistía Internacional no ingresará a Cuba”.

Cuba prohibió una vez más la entrada al país a Amnistía Internacional (AI), organización que ha denunciado sistemáticamente las violaciones cometidas contra los ciudadanos en la Mayor de las Antillas.

El país caribeño continúa siendo la única nación del hemisferio que niega el acceso a la entidad defensora de los derechos humanos.

En la cita del Consejo de Derechos Humanos, Amnistía Internacional y United Nations Watch criticaron la situación de los derechos humanos en la Isla, y el diplomático cubano respondió tajantemente “no necesitamos sus consejos”.


Asimismo Pedroso Cuesta ensalzó los “grandes esfuerzos y resultados alcanzados por la Revolución en medio de difíciles condiciones y en particular del bloqueo genocida de los Estados Unidos contra Cuba”.

Organizaciones no gubernamentales, como la Unión Nacional de Juristas de Cuba (UNJC) y la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), que responden a los intereses castristas, en medio de la sesión arremetieron contra las críticas, y alabaron la situación de los derechos humanos en la Isla.

Erika Guevara-Rosas, directora de AI para las Américas tuiteó que el régimen de La Habana “no acepta el ingreso de monitores de organismos internacionales, negándose al escrutinio internacional y condenando a la población (cubana) al aislamiento, generando un contexto de violaciones a los derechos humanos”.

https://twitter.com/ErikaGuevaraR/status/1043272866844749824

“Cuba 2018: Transformar el enfrentamiento en diálogo”, una agenda sobre derechos humanos elaborada para Cuba luego del anuncio del cese del mandato de Raúl Castro. La activista, refiriéndose a la “reforma constitucional” impulsada por el régimen, considera que la propuesta de AI debe tenerse en cuenta “como parte de este histórico momento, con el objetivo de avanzar la protección y la promoción de los DDHH en el país”, añadió Guevara-Rosas.

La directora de AI vaticina que ante la aplicación del Decreto 349, como mecanismo de censura y represión contra artistas y activistas, puede haber un recrudecimiento de las violaciones a las libertades de expresión a través del arte, y los derechos de manifestación para los cubanos.

(Con información de Martí Noticias)