El Gobierno cubano intensifica sus esfuerzos para atraer capital extranjero, mientras el nuevo presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel se inicia según detalla Martí Noticias citando al diario Financial Times, en “el difícil acto de equilibrista de intentar resolver la crisis económica del país sin socavar el control del Partido Comunista”.

El periódico cita a diplomáticos y empresarios extranjeros, de acuerdo a los cuales se está avanzando en una serie de negociaciones, en sectores que van desde infraestructura y agricultura hasta turismo y energía.

El grupo industrial alemán Siemens, y la corporación francesa Total prevén construir en conjunto, una planta eléctrica de gas natural, de 600 megavatios.

Por otra parte, Ceiba Investments, una compañía incorporada en [el paraíso fiscal de la isla de] Guernsey, y con más de 20 años de experiencia en Cuba, anunció la semana pasada una inversión de $ 150 millones para remozar cuatro hoteles y construir un quinto con el socio cubano Grupo Cubanacán y Meliá, cadena española.


Sebastian Berger, director ejecutivo de Ceiba declaró a Financial Times: “las negociaciones e implementación de estas transacciones tardaron seis meses; creo que es todo un récord”.

“Afortunadamente es una señal de que los procesos de inversión en Cuba están comenzando a acelerarse”, añadió.

El diario británico indica que Cuba tiene una imperiosa necesidad de inversiones foráneas a medida que mengua la ayuda de su socio político y económico Venezuela, país que vive una ya crónica crisis.

Otra cuestión que afecta directamente a la Mayor de las Antillas, es el efímero auge del turismo norteamericano, que se disipa bajo la revisión de la política del presidente Donald Trump, al mismo tiempo los ingresos por exportación de bienes y servicios se desploman anualmente.

Sin embargo la publicación apunta, que el historial del régimen de La Habana en referencia a atraer capital extranjero ha sido pobre, a causa de la burocracia e ineficiencia económica de estilo soviético, el lastre de la doble moneda, y las medidas de EEUU que ahora vuelven a ser más estrictas sobre la Isla.

Un miembro del PCC (Partido Comunista de Cuba), dijo a FT desde La Habana: “el Partido no tiene muchas más opciones que avanzar con determinación. O bien permiten más capitalismo interno, lo cual no se quiere, o reforman rápidamente el sector estatal, en conjunción con un incremento del capital extranjero. Díaz-Canel tiene la encomienda de llevar a cabo esto último”.

En los últimos dos años Cuba ha firmado acuerdos de inversión extranjera por un valor récord de $ 3.500 millones, pero poco de ese dinero ha llegado al país, señala FT.

Algunos ejemplos en correspondencia son los planes impulsados por Moscú para modernizar el aeropuerto José Martí de La Habana, y desarrollar el ferrocarril cubano, permanece paralizado el movimiento de tierra para un proyecto de cuatro campos de golf, acordados en los últimos tres años el valor total de este último propósito es de $ 2 mil millones, en el aire también se encuentra el plan de la planta eléctrica de gas natural.

El Gobierno de la Isla espera que entre a Cuba unos $ 600 millones, este 2018, a la par expertos piensan que el país caribeño necesita un mínimo de $2.500 millones anuales en Inversión Extranjera Directa.

Financial Times también menciona la disminución del turismo en lo que va de año, rubro que se ha reducido un 6%, también comenta que bajo los cambios de política de Washington hacia La Habana, los norteamericanos no pueden hacer transacciones con unas 180 entidades vinculadas a GAESA (monopolio militar cubano).

(Con información de Martí Noticias)