Después del colapso de la gigantesca compañía de vacaciones Thomas Cook, el diario británico The Independent reportó que unos 60 turistas británicos y 11 tripulantes de vuelo fueron «retenidos» en contra de su voluntad en un hotel en la provincia de Holguín.


Los turistas, más nueve tripulantes de cabina y dos pilotos, debían volar a casa el martes por la tarde a bordo del vuelo 2817 de Thomas Cook Airline, reportó el citado medio.

Los turistas fueron retenidos temporalmente ante confusión de quien pagaría la cuenta ya que Thomas Cook se declaró en bancarrota el lunes. La compañía que pagaría la cuenta no tiene convenios con Cuba dijeron en el hotel y finalmente el Civil Aviation Authority (CAA) acordó pagar la factura.

Varios turistas contaron al diario la incertidumbre que vivieron hospedados en el Paradisus Rio de Oro cuando no los dejaron regresar casa.

Así lo expresó un miembro de la tripulación de cabina de Thomas Cook, Danny Cossar, en un video el día de ayer. “Debíamos hacer el check out y llegar al aeropuerto esta tarde. Nos sacaron del autobús y nos dijeron, al igual que a los pasajeros, que todos teníamos que pagar».


«Nos sentimos completamente aislados aquí, sin comunicación real, es solo cuestión de esperar y ver si podemos tomar este vuelo a casa esta noche o si estaremos aquí por la noche».

«No tenemos habitaciones, no hay nada establecido para nosotros, es solo un juego de espera».

Betty Knight, de 52 años, que ha trabajado para Thomas Cook como tripulante de cabina durante los últimos 13 años, ha estado en contacto con sus colegas que actualmente están varados en Cuba.

Ella dijo que algunas personas estaban extremadamente angustiadas: “Algunas de ellas son madres jóvenes, desesperadas por llegar a casa. Los han retenido por el dinero»

La tripulación de cabina dice que les pidieron £ 3,000 en efectivo. Cuando el capitán se ofreció a pagar la factura con tarjeta de crédito, fue rechazado, aparentemente porque está emitida por un banco estadounidense y por el embargo estadounidense no se pueden usar.

También se informó a The Independent que los turistas británicos estaban «retenidos en el vestíbulo» de otro hotel a lo largo de la costa, el Brisas Guardalavaca.

Sherry Bullough dijo que a sus padres les habían dicho que debían pagar su estadía. Ella le dijo a The Independent: «Se les pide £ 1,000 pero no tienen el dinero para pagar».

«Han tenido una reunión pero les han dicho que realmente no pueden hacer nada. El hotel ha apagado el wifi. No permiten la grabación de reuniones o enfrentamientos. Es muy molesto «, añadió Bullough.

El embajador británico en La Habana, Antony Stokes, se involucró y parece haber negociado con éxito con las autoridades cubanas en nombre de los pasajeros y la tripulación.

Tuiteó: “Los hoteles en #Cuba ahora tienen autoridad / instrucción para permitir que los clientes y la tripulación aérea salgan sin pagar (sobre la base de la garantía ATOL).

«Muy agradecido por la paciencia de todos los afectados en circunstancias angustiosas».

Algunos usuarios expresaron su frustración sobre la medida tomada por el personal del hotel y el trato a sus ciudadanos. «Nombra y vergüenza a esos hoteles que se comportaron así para que ninguno de nosotros regrese allá. #Cuba», tuiteó uno de ellos.

(Con información del diario The Independent)