Las autoridades cubanas prevén este año la entrega de unas 19.000 toneladas de hojas de tabaco para la industria que elabora los habanos, luego de alcanzar su mejor cosecha de la última década.


La cosecha que acaba de concluir clasifica como la mejor de la última década, sin embargo el vicepresidente de Cuba, José Ramón Machado, pidió seguir desarrollando la producción de tabaco, uno de los principales rubros de exportación, cuya venta en el extranjero genera a la isla ingresos anuales de unos $450 millones.

«El año que viene tiene que ser todavía mejor», dijo Machado al recorrer varias estructuras productivas dedicadas al acopio y beneficio de la hoja en varios municipios de Pinar del Río, principal provincia productora de tabaco del país.

El especialista del grupo Tabacuba, Virginio Morales, explicó a periodistas que en esa provincia existen más de 28 millones de cujes y el acopio se aproxima a casi 13.000 toneladas, de las 17.095 previstas.

Morales consideró como óptimas las condiciones meteorológicas en el macizo tabacalero, integrado por los municipios de Consolación del Sur, Pinar del Río, San Juan y Martínez y San Luis, los cuales conforman la zona conocida como Vueltabajo, un territorio considerado como la meca del tabaco.


Para convertirse en los codiciados y caros puros, las hojas cosechadas tienen que transitar un largo camino, desde los campos hasta las casas de curado y beneficio, que anteceden a la entrada en las fábricas donde se elaboran los habanos Premiun, confeccionados a mano.

El trabajo es duro y bajo el ardiente sol cubano, pero la siembra de tabaco es una tradición familiar que se extiende de padres a hijos y que sustenta la producción nacional de habanos.

De acuerdo con registros históricos, el descubrimiento del tabaco, que es endémico de Cuba, tiene una singular historia que se inició el 4 de noviembre de 1492, cuando el español Rodrigo de Xerez y el judío converso Luis de Torres vieron fumando a los indígenas «unas hojas secas que desprendían una peculiar fragancia».

La compañía Habanos S.A. registró en 2016 ingresos por $445 millones por la venta de puros cubanos, lo cual significó un aumento de 5% con respecto al año anterior.