Desde diciembre del 2020, el gobierno de Cuba detuvo las devoluciones de cubanos con orden final de deportación en vuelos oficiales de Estados Unidos, impidiendo de esta forma se cumplan los acuerdos bilaterales entre La Habana y Washington, establecidos durante la administración Barack Obama.


Según el  Departamento de Seguridad Nacional (DHS), dijeron que los 20 ciudadanos cubanos deportados a Cuba durante el presente año fiscal 2022 (FY22), se hizo por acuerdos personales y no como parte de los vuelos federales coordinados por el Departamento de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

Un portavoz de DHS en un comunicado, dijo:

«En el año fiscal 2022, hubo 20 nacionales cubanos repatriados hasta el  pasado 26 de marzo. El gobierno de Cuba no ha aceptado ninguna remoción del ICE a través de vuelos comerciales o vuelos chárter en el año fiscal 2022 hasta la fecha»

Explica el funcionario que los 20 nacionales cubanos que regresaron deportados, fueron como  retornos voluntarios, salidas voluntarias o exclusión del listado de deportación, pero en todos los casos y categorías se trató de un acuerdo personal con las autoridades estadounidenses.

Es importante precisar que el proceso de devolución que se ha detenido es el de los cubanos con orden final de deportación, que según estadísticas oficiales suman 40,450. Este proceso se cumplía regularmente en vuelos gestionados o fletados por ICE y las personas viajaban custodiadas hasta La Habana.


«Los acontecimientos mundiales o las condiciones del país pueden a veces influir en la voluntad de un país de aceptar a sus ciudadanos con órdenes finales de expulsión y cuando estas situaciones ocurren, ICE trabaja tanto directamente con los gobiernos extranjeros como a través del Departamento de Estado para abordar la situación», amplio en su comunicado el funcionario, que además señala que Estados Unidos espera que Cuba siga cumpliendo con sus obligaciones de aceptar a sus propios ciudadanos.

El reajuste de los acuerdos tomados en 1984 sobre deportaciones de cubanos, fue hecho entre La Habana y Washington el 12 de enero de 2017 en el mandato de Barack Obama para modificar la política migratoria hacia Cuba.

Según el reajuste que modifica la política migratoria a la Isla, dice que  la devolución a Cuba de cubanos con orden final de deportación se realizaría mediante un proceso de “evaluación caso por caso” e implicaba la revisión de una lista de personas que emigraron por el puerto del Mariel en 1980, así como la inclusión de otras consideradas “no elegibles” para permanecer en Estados Unidos.

El proceso fluyó de manera regular a través de vuelos fletados por ICE. durante la administración de Obama fueron deportados 341 cubanos, mientras que el gobierno de Donald Trump estableció récord histórico de deportaciones a Cuba: 3,385.

El último vuelo de ICE, el 28 de diciembre de 2020, envió de vuelta a Cuba a 48 ciudadanos con orden final de deportación. Ese fue el primer viaje aéreo a La Habana con cubanos deportables luego de la reapertura del aeropuerto internacional «José Martí», el 15 de noviembre de 2020.

Tras el cierre de los aeropuertos cubanos por seis meses y la reapertura del pasado noviembre, ningún vuelo de deportación de cubanos ha salido desde Estados Unidos. El acuerdo de deportación ha quedado prácticamente congelado durante la administración de Joe Biden.