En un primer paso para saldar las cuentas pendientes que ha venido arrastrando históricamente, el Gobierno cubano ha comenzado a pagar antes de lo previsto la deuda que había renegociado con más de una decena de acreedores internacionales, informa Reuters.


La Habana selló en diciembre de 2015 un acuerdo con los países del Club de París y logró que 14 gobiernos le perdonasen 8.500 de los 11.100 millones de dólares pendientes. El reembolso de la cantidad restante se estructuró a lo largo de 18 años y el primer pago, de unos 40 millones de dólares, se efectuó antes del 31 de octubre.

«El Gobierno cubano ha pagado la primera cuota y lo ha hecho pronto», ha asegurado el embajador de Francia en Cuba, Jean-Marie Bruno.

Un banquero extranjero que no ha querido revelar su identidad ha considerado que se trata de una «señal muy importante» sobre la «honradez» de La Habana, así como «un primer paso clave hacia el eventual acceso a los organismos multilaterales de crédito».

En el pasado, retrasos, impagos y posturas desafiantes han creado desconfianza en el Gobierno cubano como receptor de préstamos.

Según el acuerdo con el Club de París, al cual Reuters dijo haber tenido acceso, los 14 países tenían un año para firmar pactos de reestructuración que podrían incluir el establecimiento de cuentas locales, donde un porcentaje del dinero adeudado sería destinado para proyectos de desarrollo.