El régimen de La Habana empezará a trabajar en una nueva Ley Electoral, luego de que concluyan en noviembre los debates del proyecto de nueva Carta Magna, explicó el presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, Esteban Lazo.

Con ello el Gobierno cubano pretende reducir su Parlamento unicameral de 605 diputados, reportaron la oficialista Prensa Latina y AFP.

“A nosotros nos parece muy grande”, comentó Lazo en alusión a la cantidad de escaños en la Asamblea Nacional.

“La asamblea actualmente no puede sesionar” en la recién restaurada “sede del Capitolio Nacional debido a la gran cantidad de diputados”, detalló el presidente de ese órgano.


Actualmente el Parlamento cubano sesiona en el Palacio de las Convenciones de La Habana, por lo que durante un encuentro con su homóloga sudafricana Baleka Mbete, Lazo puntualizó que el número de diputados “debe ser más pequeño”. Aunque no brindó detalles de en qué medida o cómo será reducido, recoge Diario de Cuba.

“La primera tarea del Poder Legislativo debe ser preparar una nueva Ley Electoral”, acotó, se espera que este paso se de seis meses luego de que concluyan los debates de barrio sobre la Constitución.

El nuevo texto constitucional remplazará al de 1976, supuestamente debe ser “debatido” por los cubanos hasta el 15 de noviembre, en asambleas vecinales y centros laborales, cuando realmente no sucede así porque no se admiten opiniones disidentes, ni sinceras sugerencias de los isleños.

Está previsto que la nueva Carta Magna se someta a referendo el 24 de febrero del próximo año, para así dar visos de legitimidad a un proceso que dista mucho de lo que debe ser.

Entre las limitantes del nuevo texto constitucional, una de las más importantes es que no renuncia al papel rector del Partido Comunista, meses atrás el Movimiento Cristiano de Liberación presentó una petición al órgano legislativo “por una Ley Electoral que garantice el derecho de todos los cubanos a elegir y ser elegidos”.

El MCL sostiene que “Cuba es una República desde hace 114 años, pero lamentablemente durante la mayor parte de este tiempo, la soberanía popular ha sido usurpada por el poder. Los últimos 64 años han sido de ausencia total de democracia y de libertades políticas”.

(Con información de Diario de Cuba)