Un especialista del estatal Instituto de Medicina Deportiva, Víctor Cabrera Oliva, dijo a la oficial Prensa Latina que Cuba, Marruecos y otros tres países integran desde ahora el grupo especializado, encargado de revisar que en la práctica del deporte en el mundo no se empleen sustancias ilegales.


La Isla ocupará la vicepresidencia de un grupo de lucha contra el dopaje en la UNESCO.

El funcionario representó a Cuba en una reunión realizada en la sede parisina de esa organización de Naciones Unidas, con la participación además del Comité Olímpico Internacional y de la Agencia Mundial Antidopaje, la semana pasada.

Según Cabrera Oliva, la Mayor de las Antillas se destaca como uno de los países de mayor cumplimiento de la Convención Internacional de Lucha contra el Dopaje, dado que en la Isla este asunto lo controla el Estado, y no una federación deportiva o asociación.

El especialista indicó que las autoridades cubanas otorgan “una alta prioridad al asunto, con numerosas acciones y proyectos promovidos desde el Programa Nacional Cubano Antidopaje”.


De acuerdo a Diario de Cuba, en Cuba hay entre tres y cuatro casos de deportistas dopados anualmente, según datos oficiales. Las disciplinas afectadas en 2016, fueron fundamentalmente el balonmano, el levantamiento de pesas, y el ciclismo, los involucrados fueron sancionados por las autoridades.

Los casos comprobados de doping dentro del país, suelen ser silenciados por la prensa estatal, los médicos han dicho que no están autorizados para brindar esos datos, o información.

La discóbola Yarelis Barrios, fue uno de los casos más sonados en 2016, la atleta perdió su medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008.

Diario de Cuba recuerda el caso de mayor repercusión en la Isla, con el recordista mundial de salto largo Javier Sotomayor, quien fue suspendido en dos ocasiones por doping, aunque el deportista alegó que era inocente, y en aquel momento Fidel Castro al frente del país, se involucró en la defensa de Sotomayor.