Cuba vuelve a acusar a Estados Unidos de intentar “fabricar un incidente” bilateral a través de la “manipulación política” de los presuntos “ataques” contra sus diplomáticos, informa Diario de Cuba citando a la AFP.

El director general para Estados Unidos de la Cancillería en la Isla, Carlos Fernández de Cossío declaró en la televisión estatal que “Es evidente que el Gobierno de Estados Unidos, en particular el Departamento de Estado, ha actuado con falta de transparencia, que parece que oculta algo y que, respondiendo a determinados sectores en Estados Unidos, está tratando de fabricar un incidente sobre la base de la manipulación política”.

La Habana considera que el “uso del término ataque entraña una difamación, una falta de transparencia y una manipulación política” del tema, dado que los altos funcionarios no rechazaron la idea de los ataques a su personal diplomático en Cuba.

Por la parte estadounidense estuvieron en las conversaciones, el subsecretario interino para Asuntos del Hemisferio Occidental, Francisco Palmieri; el subsecretario adjunto de Administración, William Todd; y el subsecretario de Seguridad Diplomática, Michael Evanoff.


La parte cubana estuvo representada por Fernández de Cossío, quien afirmó que “El Gobierno de Estados Unidos conoce perfectamente que Cuba no ha producido ataque ninguno” como tampoco “permitido en el territorio nacional ataque alguno contra diplomáticos de Estados Unidos”.

Hasta el momento Washington “no tiene evidencia alguna ni ha sido capaz de presentar evidencia alguna de que algo ni siquiera ocurrió, (y) no ha podido llegar a hipótesis conclusiva de tipo alguno” en cuanto a los ataques que afectaron a los 24 diplomáticos norteamericanos, apuntó el funcionario cubano.

Según la subdirectora de la Dirección General para Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba (MINREX), Johana Tablada, Palmieri reiteró en la reunión su “preocupación” por los supuestos ataques sónicos contra diplomáticos de su país y sobre la “imposibilidad” del Gobierno cubano de detenerlos.

“Al Departamento de Estado le consta que sus diplomáticos en Cuba están seguros, que se han tomado medidas extraordinarias para reforzar la protección de la embajada y de la residencia de los funcionarios y no se ha podido comprobar que haya ocurrido ningún hecho ni entonces ni ahora”, añadió Tablada.

El viaje de los funcionarios estadounidenses a la Isla no fue anunciado con anterioridad, una vez en La Habana visitaron al personal de la embajada, explicó la portavoz del Departamento de Estado, Julia Mason.

“El viaje brindó una oportunidad para que nuestros altos funcionarios obtuvieran una visión más profunda de los desafíos que plantean estos ataques y su impacto en las operaciones de Estados Unidos en el terreno”, detalló la vocera.

(Con información de Diario de Cuba)