Siendo realistas, Miami es el tipo de lugar al que te mudas porque quieres vivir como si estuvieras de vacaciones, en la calidez del eterno verano, de su gente, y cerca del mar aunque no vayas a él todos los días. Y aunque no hablemos mucho de ellas y en ocasiones hasta las llevemos secretamente, hay ciertas cosas que nos identifican con el estilo de vida de la ciudad y no, no nos pesa en la conciencia. A continuación un listado de placeres ocultos que disfrutamos los miamenses sin remordimiento alguno.

1. Llegar tarde sin absolutamente ningún remordimiento

¿Comenzó la cena a las 9? Por supuesto que sí. Pero nadie puede esperar que aparezcan en tiempo. Las 9 era un horario tentativo. Simplemente envíeles un mensaje de texto para decirles que están a cinco minutos de distancia, mencionen algo sobre el tráfico y lleguen a las 10:15 con todos los demás.

2. Actuar como que las leyes del tránsito no aplican a ti.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba


Sí, hice un giro a la derecha desde el carril izquierdo. Sin señalizar. A 45 millas por hora. Actúo como que las 14 personas detrás de mí no lo están haciendo también.

3. Publicar mapas del tiempo en Miami cuando somos el único lugar por encima del punto de congelación

EPD Florida todo lo que quieras. Mientras estás sentado en tu sofá viendo Netflix con 25 libras de ropa de invierno, nosotros estaremos en la playa realizando actividades como jugar voleibol y tomar el sol, quizás hasta construyendo castillos de arena!

4. Consumo excesivo de cafecitos


Tener uno para despertar es genial. Otro a las 3:05 puede ser divertido. Los otros 11? Esa es una adicción que vivimos al límite.

5. Usar tus conexiones para ir a eventos caros

En realidad, nunca pagarías para ir a LIV, pero si puedes entrar gratis y beber de la botella de otra persona, vale la pena hacerlo, solo para que puedas pasar el resto del año hablando de cuánto odias ir a los clubes.

6. Quejarse de Art Basel

Que si el tráfico, que no hay parqueo, que si mucha gente, blablabla… Pero luego, saltamos del sofá, en el momento que alguien nos envía un mensaje de texto: tienen entrada para la fiesta de Ocean Dr. Hay que llegar ahí como sea!

7. Salir en el bote del amigo de un amigo…

…Y así se llenan los botes los fines de semana en el río de Miami, solo necesitas un amigo, con amigos.

8. Tener una “canción para el camino”

Ese atasco en el que bajas las ventanillas y explotas tan fuerte como puedas mientras conduces por el Palmetto o el Turnpike y recuerdas por qué Miami es un lugar tan hermoso para vivir. La canción debería tener la palabra “Miami” en algún lugar del título.

9. Decir “Soy de Miami” cuando viajas

Si responden con algo menos que celos te ofendes personalmente.

10. Ir a tomar algo a Ocean Dr

Para mantener tu credibilidad como local, se espera que digas algo como “UFFF, ¿AHI?” Cuando tus amigos de fuera de la ciudad le envíen un mensaje de texto a las 2:00 p.m. el jueves para beber con ellos en el Clevelander. Pero hay una parte de ti que sabe que van a ser unas mini vacaciones y, probablemente, tu mejor día de la semana.

11. Considerar seriamente la cirugía plástica

Todos tus folletos para la congelación de grasas y los implantes están ocultos, profundamente en una caja fuerte.

12. Llevar desayunos cubanos a la oficina, aunque alguno de tus compañeros no son cubanos.

Pastelitos de guayaba, croquetas y tostadas para todos. El mejor desayuno del mundo! ¿A quien no le gusta?

13. Pizza Rustica

No, no es la mejor pizza en la playa. Pero, ¿sabe algo mejor cuando sales de un club a las 4 de la mañana? No, nada sabe mejor!

14. Haciendo énfasis en “305” cuando le das tu número de teléfono a un representante de servicio al cliente

Así es, al igual que Pitbull. Porque es seguro que nadie en ese centro de llamadas ha escuchado hablar de “Mister. 786. ”