ETECSA lanzó en 2017 la aplicación para dispositivos móviles llamada Transfermovil que en teoría sirve para realizar transferencias entre cuentas bancarias, consulta y pago de las facturas de agua, electricidad y teléfono, revisión del saldo en tarjetas magnéticas y últimas operaciones efectuadas.

Para usarla debes tener un teléfono con sistema Android, una tarjeta magnética emitida por un Banco cubano y una tarjeta de Telebanca.

Recientemente como parte de la Feria Internacional de La Habana (FIHAV 2018), ETECSA anunció el lanzamiento de una nueva versión que incorpora la posibilidad recargar el saldo en los celulares a partir de 5 CUC, el cambio y la consulta de los límites de operaciones en Cajeros Automáticos y POS.

Con Transfermovil podrías desde la comodidad de tu casa o en cualquier lugar agilizar trámites bancarios y ahorrarte mucho tiempo si estás en Cuba ¡Pero Cuidado! Antes de poner algo tan importante como tu crédito en manos de la app cubana, estas son las precauciones que deberías tener en cuenta:


1. No dejes los datos móviles abiertos: Para que la app se conecte al servidor de ETECSA debes encender los datos móviles o estar en una WiFi. En otro país ni siquiera te pasaría por la cabeza apagar los datos si no lo deseas. Pero en Cuba, la experiencia indica que debes encender y apagar rápido los datos móviles porque aún no existe un tarificador de datos. Así que ETECSA cobrará lo que quiera y apenas podrás percibir el daño. Consejo: Para conectare espera a que estén llenas las flechas de carga y descarga de la conexión de datos para lograr que se conecte correctamente al servidor. ¡Ah! y tampoco olvides cerrar los datos al terminar.

2. Revisa siempre el saldo del teléfono: Cuando termines de usar la conexión por datos trata de chequear tu saldo para ver el descuento de datos. Es la única forma de adivinar cuánto te costará la operación que necesites hacer con los datos móviles encendidos.

Cuba intenta incorporar ˗ aunque todavía de manera muy rezagada˗ el comercio electrónico para agilizar transacciones y trámites con los ciudadanos. Solo que antes tendrá que resolver los retos de la conectividad, pues la Isla sigue teniendo un acceso a Internet demasiado lento y costoso e incluso todavía no funciona con eficacia la red de datos móviles de tercera generación.
Veremos si Cuba logra superar los desafíos del comercio electrónico que no solo pasan por ajustar el entorno online donde es necesario perfeccionar pasarelas de pagos, mecanismos de envíos y planificación de recursos empresariales.

Antes de eso lo principal será que el recurso humano también funcione, porque si normalmente algo funciona con poca eficacia en el ámbito offline difícilmente en el entorno digital sea superado.