Los comisionados de la ciudad de Coral Gables han decidido por unanimidad prohibir a los comerciantes la utilización de bolsas de plástico. Además, para disuadir a los comerciantes de la utilización de este tipo de bolsas se impondrán multas a aquellos que no las sustituyan.


Sobre la imposición de las sanciones, el alcalde de la ciudad, Raúl Valdés-Fauli, explicó que son «una advertencia la primera vez, la primera infracción, y luego ascienden a 50 dólares y después pueden llegar hasta un máximo de 500 dólares por día».

La prohibición, sin embargo, no tendrá efecto en algunos comercios como tintorerías, farmacias y veterinarios. También podrán seguir utilizándose las bolsas de plástico para la basura, los desechos de jardín y las destinadas a recoger los excrementos de los perros.

Los comerciantes, por su parte, han recibido con desagrado una medida pues dicen influirá notablemente en la rentabilidad de sus negocios, ya que la utilización de bolsas de papel obligará a muchos a subir los precios. Algunos, incluso, llegan a afirmar que la prohibición les llevará a cerrar sus negocios.

«Queremos que Coral Gables sea una ciudad responsable en cuanto al medio ambiente», recalca Valdes-Fauli.