Este martes, el grupo Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex) condenó la llamada hecha por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, para convocar a una Asamblea Nacional Constituyente «comunal», algo que los exiliados calificaron de «completamente inconstitucional».

Veppex, con sede en Miami, tachó en un comunicado de «inaceptable y complemente irresponsable convocar a una constituyente cuya base se haría solo con representantes de las comunas, indígenas y estudiantes», expulsando a los partidos políticos.

Maduro instó este lunes a iniciar un proceso para modificar la Carta Magna, un paso que la oposición ha calificado de golpe de Estado y por el que ha llamado a los venezolanos a «rebelarse» para evitar la disolución de la república.

A juicio de Veppex, con la convocatoria de Maduro «se estaría consolidando la disolución de la Asamblea Nacional (Parlamento), por lo que resulta crucial que todos los venezolanos y líderes opositores rechacen el llamado».

Veppex enviará mañana miércoles una carta al Congreso de EE.UU. para solicitar que estudie la posibilidad de algún tipo de «sanción económica que impida a las empresas norteamericanas» comprar petróleo a Venezuela.

El grupo de exiliados denunció que con el dinero obtenido en las transacciones petroleras con Venezuela «se financia y oxigena a la dictadura de Nicolás Maduro y se le dan recursos para que siga asesinando».