La líder demócrata Nancy Pelosi declaró recientemente que no se debe realizar un juicio político contra el presidente Donald Trump, cosa que ha sorprendido a muchos, informa Mundo Hispánico.

En la lista de tareas pendientes de los demócratas, que ahora son mayoría en la Cámara de Representantes no está la posible destitución del presidente republicano.

Pelosi intenta lograr un equilibrio entre quienes se encuentran en el flanco izquierdo de su partido y están ansiosos por enfrentarse a Trump, y su instinto de priorizar las promesas que los demócratas hicieron a los electores en EEUU.

Por ahora su agenda incluye el gasto en proyectos de obras públicas, la reducción de los costos de atención a la salud, y el aumento a la supervisión de la Administración.


«No debemos enjuiciar al presidente por razones políticas y no debemos dejar de hacerlo por razones políticas», expuso la legisladora de California, que liderará a los demócratas como presidenta de la Cámara de Representantes, desde inicios de 2019.

A juicio de Pelosi, un juicio político a Trump sería una «actividad divisiva» que debe abordarse con el bipartidismo.

Por su parte Kevin Mack, estratega principal de la campaña Need to Impeach del multimillonario Tom Steyer comentó «estamos por el juicio político. No estamos a favor de jurar el 1 de enero y comenzar a tomar votos».

«Nuestro argumento es que la Constitución describe un proceso para destituir a un presidente», añadió.