La familia de Javier Pérez busca respuestas aún mientras la investigación de la muerte del joven cubano el pasado 2 de julio sigue en curso.


Lo que comenzó ese día como unas vacaciones de verano en Bimini terminó con la muerte de Pérez y la desaparición de su novia Carolyn Alvárez. Esto, luego de un accidente en un bote donde viajaban acompañados por Josbel Fernández y su novia Victoria Khouri, quienes sobrevivieron y están siendo representado legalmente tras acusaciones de culpabilidad.

La familia de Pérez y Álvarez han acusado a Fernández y Khouri de presunta negligencia en los eventos del 2 de julio.

“Necesitamos respuestas. Si ellos no son culpables, ¿por qué no nos hablas?”, se pregunta la madre de Javier Pérez.

Luego de dos meses de investigación, la abogada de Fernández rompió el silencio y desmintió las acusaciones.


“Lo que pasó aquí fue un terrible accidente y todo lo que se ha dicho es mentira”, explicó la abogada defensora Yvette Reyes, quien añadió que su cliente también fue víctima del accidente de bote en Bimini.

“Josbel quedó inconsciente y cuando despertó trató de comunicarse con todas las autoridades y pudo buscar ayuda. Él ha cooperado en todo momento y hasta el grado que ha podido, pues esto es una investigación abierta”.

Al igual que las familias Pérez y Álvarez, Reyes añadió que están en busca de claridad y respuestas por parte de las autoridades bahamenses y afirmó que tanto Fernández, como Khouri, quienes aún se están recuperando del accidente, lamentan mucho lo sucedido.