Reverendo Antonio Santana, presidente del Consejo de Iglesias de Cuba/Imagen tomada de la web del CIC

A través de un comunicado dado a conocer ayer jueves 13 de agosto, el oficialista Consejo de Iglesias de Cuba (CIC) dio a conocer que rechazaba la ayuda humanitaria que enviaron exiliados desde Miami, y dijo la iniciativa se trata de una «nueva y ofensiva campaña de la plataforma CubaDecide y su líder Rosa María Payá«, reporta Martí Noticias.


«Como Hombre de Dios, me asiste la necesidad de ejercer la labor profética de denuncia ante un hecho que no se corresponde con la respuesta que necesita nuestro país. No es un secreto, la carencia de bienes de primera necesidad que tiene nuestro pueblo, pero tampoco lo es, el cruel bloqueo económico, financiero y comercial acrecentado por el Gobierno de los Estados Unidos hacia Cuba, como tampoco lo es, el decisivo esfuerzo de la máxima dirección del país por salvaguardar la vida de los cubanos y de muchas personas en el mundo, evidenciando la vocación de solidaridad que nos distingue como personas de buena voluntad», escribió el reverendo Antonio Santana Hernández, Presidente del Consejo, quien agregó «el canal para traernos ayuda, nunca será el que promueva la división y dobles intenciones con fines políticos».

«Las iglesias cubanas no nos préstamos a la manipulación de falsos intereses, que nada tienen que ver con el espíritu y la vivencia del Reino de Dios, y del puro y verdadero Evangelio de Cristo que nos enseña a vivir en solidaridad, en igualdad y amor; buscando siempre el bien y lo mejor para todos y todas en nuestra sociedad», declaró Joel Ortega Dopico, secretario ejecutivo del oficialista CIC.

Por su parte, la líder opositora Rosa María Payá ha informado que toneladas de ayuda humanitaria enviada desde la ciudad del exilio, se encuentran retenidas por la Aduana General, de manera arbitraria.

La iniciativa de enviar donativos a Cuba, fue coordinada por la campaña «Solidaridad entre Hermanos» y por la Fundación Panamericana en colaboración con las autoridades de Miami, pero las donaciones llegaron de parte de muchos exiliados, y de todas aquellas personas que genuinamente se quisieron sumar a este hermoso gesto desde la ciudad del sol.

Leche en polvo, barras de proteína, comida enlatada, jabón, detergente, mascarillas, guantes, toallitas desinfectantes, y medicamentos como acetaminofen, y Tylenol, forman parte de los donativos que se encuentran retenidos en la Aduana.