CA_01


Carlos Curbelo, congresista republicano, respondió el miércoles a las acusaciones difundidas por un grupo de activistas quienes manifestaban mediante una carta que no es realmente partidario de la reforma migratoria, a pesar de que siempre ha expresado apoyo por la legalización de los indocumentados.

Curbelo acusó a los activistas de estar aliados con el Partido Demócrata, y afirma que la carta y sus críticas respondían a tendencias partidistas y no al sentimiento de la comunidad. En su opinión es lamentable que grupos que supuestamente apoyan a la comunidad inmigrante dejen utilizarse para propósitos contra una persona que siempre ha abogado por una reforma migratoria integral.

El congresista alega haber trabajado duro día a día, desde que llegó al Congreso en enero del 2015, en busca de la legalización de los 11 millones de indocumentados que se estima viven en el país y afirma que su objetivo es buscar soluciones, no descalificar ni lanzar ataques personales, a diferencia de otros congresistas que lo antecedieron.

Además confiesa que para lograr este consenso en cuanto a la reforma migratoria ha tenido que trabajar con republicanos y demócratas, inclusive personas que no comparten su opinión y su punto de vista en cuanto a la inmigración. Pero defiende que de eso se trata, de trabajar con personas que tienen opiniones divergentes y llegar a acuerdos.

Curbelo cita su colaboración con la congresista Ileana Ros-Lehtinen, republicana de Miami, para derrotar una enmienda que hubiera dado al traste con el programa existente del presidente Barack Obama que otorga protección temporal — pero renovable — contra la deportación para jóvenes traídos por sus padres indocumentados a Estados Unidos cuando eran menores de edad. El programa es conocido como DACA por sus siglas en inglés.