Casa de Hemingway en Cuba. Foto: Flickr/ Tony Hisgett

La casa donde vivió el escritor estadounidense y Premio Nobel de Literatura Ernest Hemingway desde 1940 hasta su muerte en julio de 1961 fue convertida por el gobierno de la Isla en un museo que atesora más de 20 mil objetos del escritor entre ellos libros, fotos, filmes, trofeos de caza, armas de fuego, implementos deportivos y de pesca, su máquina de escribir Royal Arrow y su famoso yate Pilar.

La hermosa residencia ubicada en la localidad de San Francisco de Paula conserva un notable esplendor incluso todavía permanece la casa de estuco valorada en más de 1 millón de dólares. Sin embargo, aunque muchas de las piezas y objetos personales del novelista se encuentran en buen estado de conservación, los documentos que pertenecieron al escritor norteamericano sí necesitaban preservación inmediata para prolongar esta valiosa obra que solo yace en papeles. 


Ese fue uno de los propósitos centrales de la reciente visita a Cuba del congresista estadounidense James McGovern (demócrata por Massachusetts) quien inauguró este sábado 30 de marzo en Finca Vigía una moderna instalación para almacenar y restaurar la documentación del escritor norteamericano que vivió 21 años en esta residencia a las afueras de La Habana y donde escribió su famosa novela “El viejo y el mar”, ganadora de un premio Pulitzer en 1953.

El nuevo centro es un avanzado taller de restauración de documentos de 2.200 pies cuadrados, que alberga laboratorios húmedos y secos para la conservación con clima controlado así como una bóveda para asegurar los valiosos materiales documentales de Hemingway quien mereció el Premio Nobel de Literatura en 1954.

Pero esta no es la primera ocasión que el congresista McGovern viaja a la Isla. La obra de Hemingway ha sido para el legislador demócrata por Massachusetts un empeño de más de 10 años, por eso los diálogos sistemáticos con el gobierno cubano para seguir las acciones de restauración en Finca Vigía con la colaboración del Centro Nacional de Patrimonio Cultural, el Ministerio de Cultura de Cuba y la Fundación Finca Vigía, de Estados Unidos.

La residencia de Hemingway en Cuba convertida en uno de los principales destinos turísticos que exhibe Cuba sobre el novelista, ha recibido gracias a esta fundación estadounidense fondos para la construcción del sofisticado taller archivístico proveniente de empresas como “AT&T”, “American Express”, “Ford Foundation” y la “Caterpillar Foundation and Caterpillar Inc” de la cual recibió la cifra de medio millón de dólares.


El proyecto entre Cuba y Estados Unidos para preservar el museo Finca Vigía de La Habana se remonta al año 2002. Por eso, mucho antes de la inauguración oficial de este taller ya se estaba trabajando y como resultado de eso se logró rescatar un valiosísimo archivo que comprende más de 2 000  páginas de documentos, casi 3 000 cartas, 170 manuscritos originales, así como fotografías, álbumes de recortes, cablegramas, sobrecubierta de libros, folletos y revistas.

En este hermoso lugar donde todavía se conservan cuadros del pintor español Roberto Domingo, la poltrona favorita de Hemingway, su colección de más de 900 discos y 9 000 ejemplares entre libros, revistas y otras publicaciones, Hemingway dio vida a varios de sus obras más más famosos entre ellas “El viejo y el mar”, “París era una fiesta” e “Islas en el Golfo”.  
Además de la visita a Finca Vigía, el legislador estadounidense McGovern se reunió anteriormente con el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel Bermúdez y participó en un diálogo con estudiantes del Instituto Superior de Relaciones Internacionales.